Inicio Opinión

El país que se tiñó de marrón

Somos un país sin cohesión social, sin comunidad nacional, un país polarizado social mente, donde las carencias sociales son increíbles, prácticamente en cualquier materia y ámbito...

209
0
Lic. en Nutrición, escritor y asesor de capacitación por la Secretaria de Previsión Social.

Había una vez un país de más de 120 millones de habitantes polarizados, pusilánimes, ciegos y de oídos sordos, divididos por la política, por la corrupción, por la idiosincrasia, que año tras año, sexenio tras sexenio se repite y se repite la misma historia política y circunstancial de la realidad que es México, del juego de la política.

Somos un país sin cohesión social, sin comunidad nacional, un país polarizado social mente, donde las carencias sociales son increíbles, prácticamente en cualquier materia y ámbito, donde la creencia más grande es que los próximos años, o con el próximo presidente, algo va a cambiar o algo va a mejorar. No es necesario  ver mucha historia atrás, simplemente, sector salud, educación, laboral va en retroceso.

Según el Coneval la pobreza extrema se ha agudizado, y no es cuestión de percepción, es de realidad, y la realidad es que México como país retrocede y retrocede con una culpa conjunta entre Gobiernos en sus tres niveles, que más que unir meten una cuña y divide a ricos y pobres, a “fifís” y “chairos” entre el “pueblo” y el que no es pueblo y el desastre inevitable de una sociedad que nunca ha participado, que no se educa políticamente, que sólo se polariza y no entiende que el gobernante en turno, es eso, un gobernante, no un actor y famoso al cual aplaudirle sin conocerlo.

Hoy México como pocas veces se tiñe de un solo color, hay pluralidad, hay disminución de democracia, pero indudablemente hay un solo color en este país y es de aplaudir, por que es el resultado del trabajo de una sola persona, que en menos de 10 años posiciono una idea, una ideología, un parido y aprovecho el desaire de la política mexicana, de su sistema democrático participativo, para hoy tener a su poder el ejecutivo, legislativo, el poder judicial y la misma sociedad en su bolsa.

Hoy México desde hace un par de elecciones pasadas vemos algo que nunca hubiéramos imaginado, un bloque de partidos de oposición unidos con una sola finalidad, bajar del poder a una sola persona, por que a este país no lo rige un partido, lo rige una persona. El problema y grandísimo error de los bloques electorales entre todos los partidos de oposición, es que son los perfiles de siempre, los mismos rostros de décadas, lo cual hace que aunque quieras vender algo nuevo como agua purificada, ni siquiera es potable, cuestión que también es reflejo directo y circunstancia, de como un personaje hasta “desconocido” en trabajo, pero conocido por apellido, actual alcalde De monterrey, sea la principal competencia hacia 2024 para el gobierno actual, en la justa. Presidencial, simplemente por el echo de ser  diferente, de  no tener un pasado ya tachado y pisado social mente.

Hoy no hay políticas públicas en ningún tema, en ningún ámbito, hoy, se olvidaron lo que son las políticas públicas, hoy se improvisa todos los días en cada ámbito social y es una tristeza la realidad política, social que es México. Un país no va a cambiar ni con el presidente actual, pasado o futuro, la corrupción, el narcotráfico, la pobreza, la inseguridad no van a cambiar a menos que como sociedad cambiemos, por que si no al final, todos seguimos perdiendo, cuestión que al final es  un sueño de un México hipotético. Lo que si, tengo que aplaudir es  la perseverancia de cumplir el sueño de una persona para llegar al ejecutivo federal, para bien o para mal…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí