Inicio Opinión

Se más tu…

265
0
Lic. en Nutrición, escritor y asesor de capacitación por la Secretaria de Previsión Social.

Conozco un número de personas muy reducido, que desde que las conoces el día uno, se muestran tal cual son, y realmente las entiendo, la sociedad muchas veces si te muestras tal cual eres te linchan moral o virtualmente, pero conforme vas teniendo cierto grado de conciencia y has logrado posicionar tu nombre, marca, empresa o algún talento, tienes más “libertad “ de expresarte lo más tu posible.

También está el detalle de que realmente no te presentas tal cual por miedo al rechazo o por que simplemente ni tu te aceptas. Si hiciéramos la técnica de Gestalt, o en otro término de la silla vacía, una técnica sacada de psicoterapia, que en principio se uso en psicodrama con fines teatrales.

Pero que trata de que antropomórficamente o imagines partes de tu personalidad en la otra silla, para que tengas un dialogo contigo mismo, tus emociones, tu ego, tu luz, tu sombra, realmente muchos correrían si aceptarán todo eso y ese es el problema tan grande que tiene esta sociedad, y más en México.

Acéptate y no lo digo desde el lado emocional y que siempre te quiten vender positiva mente, si no que aceptes que tienes un desmadre adentro de ti que tienes que organizar o reorganizar o mínimo conocerte.

Creo que hace falta que seas más tu, que caigas en conciencia, en auto conocimiento, en amor propio. Cuando logras esto, mucha gente se va a alejar por que no va a tolerar tu sabor, incluso te van a vomitar, otros se van a espejear y se van a atrever a tomar ese sabor, a crecer y tomarlo como inspiración, y por otro lado habrá quienes ya tienen un paladar más profundo, que pueden distinguir los sabores y desde la primera dicen de aquí soy, aquí me quedo, conectamos y crecemos juntos. Todos tenemos un sabor diferente, dulce, amargo, salado, pero el problema es que no lo aceptas.

Cuando eres niño no tienes conciencia, la conciencia te la da la sociedad, la familia y por lo general te inculcan a que solo te gusten ciertos sabores, colores o tipos de persona.

Por ejemplo todos jugamos de niño en las albercas de pelotas con diferentes colores, y tomabas el color que más te gusta, así te educan de niño; “no te juntes con tal niño, por su color, por su clase, por su vestimenta, por su apariencia”, y así te meten un montón de ideologías erróneas, donde sin conciencia, te crean la idea de dividir.

México está jodido en eso por no mostraste como eres realmente, te chingas tu sólito, te pones encima una cruz que vas a cargar toda tu vida, por aparentar algo que ni tu te crees y al final te truena en todo, trabajo, familia, relaciones, pareja.

Quieres una vida chingona? Pues se tu mismo, y atrévete a pagar el precio, por que la vida te va a quitar hasta los calzones y de rodillas. ¿Quieres ganar más? Pues impacta, no creas que a la vida, al universo, a la entropía le importa tu trabajito de ocho horas “ funcionales “ sistémico y repetitivo. Por supuesto que no, encuentra quien eres, para que eres bueno y quizá, quizá… si impacta, ahí si tu vida cambia y sin buscarla.

Alguna vez he querido dejar de escribir, he dicho ¿para que?, pero al final es mi don, es donde me encontré a mi mismo, fue mi ejercicio de la silla vacía, es mi súper poder, es donde me muestro tal cual soy, donde muestro vulnerabilidad, sensibilidad, empatía, es donde realmente la vida me ha dado para conectar con gente chingona, y uno no se rodea de gente de cierto perfil o clase social solo por el éxito o dinero, si no por que son un espejo y en menor o mayor medida te reflejan algo de ti y sobre todo son gente chingona, gente buena, haciendo cosas buenas.

Al final siempre que escribo algo, en una columna de periódico, revista, hablar en un medio, o un libro, estoy haciéndolo para mí, esa es mi chamba conmigo mismo, ese es mi psicoterapia.

Entendí que si un día me quito eso me pierdo de mi mismo, o el dar un tema frente a un público es mi autosatisfacción. Y ahí en la nada en mi autorreflexión un día vi el impacto que puedo llegar a tener y la sensación de compartir, de general un sentir, una emoción en otros seres humanos, lo vale, no tiene precio.

Yo hace mucho me acepte tal y como soy, con lo bueno lo malo y lo peor, con mi parte luminosa, mi parte inculta, incoherente, emocional, intelectual y desde ahí tengo el libre albedrío de decidir a qué seres humanos dejó que conozcan al verdadero yo y quien tiene un muro de contención de por medio, tienes que aprender a ser selectivo, a tener el paladar más fino y distinguir con que sabores puedes vivir y cuales quienes en tu vida, de a quienes le das tu tiempo, energía, tu paz, y de que las críticas vengan de quien vengan solo se sientan de la piel para afuera o por marketing, si no siempre la vida te va a pasar factura.

Al final es mi idea, mi opinión personal, yo no vendo verdades absolutas, ni las quiero, al final cada quien sabe lo que hace, lo que toma, lo que no…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí