Inicio Opinión

2024: El año de la impunidad

México tiene un proceso de elección democrático, el cual le permite a toda su ciudadanía mayor de edad, poder tener la oportunidad de elegir quien será el encargado de tomar las riendas del país y tratar de mejorar todos los ejes de gobierno qué representan a la sociedad.

834
0
El autor es Lic. en Nutrición, escritor y asesor de capacitación por la Secretaria de Previsión Social.

Cada seis años en este país, hay elecciones, federales, estatales, se renuevan cámaras de Diputados Estatales, Federales, el Senado, se cambia todo un aparato de gobierno qué al final de cuentas depende, dependía y dependerá del nuevo poder ejecutivo.

México tiene un proceso de elección democrático, el cual le permite a toda su ciudadanía mayor de edad, poder tener la oportunidad de elegir quien será el encargado de tomar las riendas del país y tratar de mejorar todos los ejes de gobierno qué representan a la sociedad.

Ya hablando de las realidades qué se viven en este país, a lo largo de los sexenios, ningún partido político, gobernante qué ha pasado por los diferentes “palacios “de gobierno, tanto estatales como el del ejecutivo federal, han entendido que la mejor campaña se hace dentro de la administración pública qué representan, y no cada salida de cada administración, cuestión que refleja el cambio de colores y partidos constantemente.

Tampoco han querido entender la narrativa de este país, donde más que unir a la sociedad, han metido una cuña qué divide a ricos y pobres, a “fifis” y “chairos”.

No han leído las problemáticas tangibles y que día a día aumentan los índices en este país; la inseguridad, la pobreza multidimensional, el narcotráfico qué ya es dificilísimo controlarlo, la inflación, los salarios tan bajos, la falta de empleos, y así un sinfín de problemáticas qué se extienden de norte a sur, de baja california, hasta Quintana Roo.

En los últimos nueve años el índice de alternancia es del 62 % lo que refleja qué el voto duro de la ciudadanía, no es un voto coherente, o basado en inteligencia, es simple y tristemente un voto de castigo a la administración en turno.

2024 es un año muy particular, donde un conjunto de partidos, los más históricos de este país, van en bloque, con tal de bajar a la administración actual del poder, partidos que en su mayoría dentro de sus presidentes y perfiles internos, arrastran un sinfín de sacos de piedras rotos en la espalda, pero que aun así hoy buscan lo que parece imposible, sacar a Morena del poder.

Sacar a Morena qué ha estado en campaña y precampaña desde 2018, qué tomaron el poder, qué se han apoderado de todos los vehículos que involucran a todo el aparato de gobierno, qué hacen uso de las instituciones públicas, de los Gobernadores y alcaldes afines al partido, incluso de poder mover los hilos del INE desde dentro con consejeros a modo.

Morena se está quebrando desde adentro, la precampaña eterna del presidente, ha cansado a muchos, sobre todo dentro del mismo partido y el ejemplo más claro fue la elección interna del partido de quien lo representará en las elecciones nacionales, donde un dedazo qué ya habías visto brutalmente, puso a una tal claudia como la indicada, y quebró a un activo intelectual muy importante como Marcelo Ebrard, qué también nos reflejó qué en la política no hay lealtades, lo que importa es llegar a la boleta.

El año que viene no solo se juega el ejecutivo federal, se juegan las cámaras, lo cual va a dejar a morena pactando con una diversidad de representantes de todos los partidos, y donde el ejercicio de gobierno, tiene que llevar a los mejores términos a quien se está en el poder, por lo cual los intereses de unos, se vuelven los de Toros y donde los pactos de impunidad entre partidos, serán impresionantes, para poder convivir armónicamente entre los electos de Morena, entre los electos pertenecientes a Alito Moreno Dirigente del PRI, a los electos del pan, y así para el resto.

2024 está a la vuelta de la esquina, y lo único que es un hecho, es que México tendrá una mujer electa en su ejecutivo federal, por primera vez en la historia, porque al final así es México, te regala solo dos propuestas, dos candidatos reales, de los cuales tienes que elegir la “la mejor opción “ donde en teoría la candidata del Frente Xóchitl Gálvez, jala un voto de la clase media y alta, mientras que el voto duro de Claudia, al igual que el discurso del presidente, va reflejado al de los más pobres, hacia los que el asistencialismo les ha dado para sobrevivir seis años más del mínimo.

A México no lo va a cambiar su gobierno pasado, presente o futuro, mientras su sistema democrático siga como es el país repetirá su historia una y otra vez, pero cada ciudadano puede cambiar si entorno, su capacidad de pensamiento, de cuestionamiento, de crecimiento y si bien no se puede cambiar el sistema, se puede sumar y tratar de mejorar pequeños procesos internos. David Toache

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí